El sufrimiento de los hijos en el divorcio

El divorcio es una situación sumamente difícil, no sólo para los padres o la pareja que se divorcia, sino para los hijos; en suma, es un acontecimiento que afecta a toda la familia. Si bien la relación de pareja se verá sesgada por la decisión de los padres, no tiene por qué afectar forzosamente al bienestar de los niños.

Cada niño, como cualquier persona, es distinto y reacciona de manera diferente frente a los sentimientos y las situaciones del entorno en que vive, por lo que si se ve afectado por el divorcio de sus padres puede interiorizar su sufrimiento, reprimiéndolos y/o negándolos.

Consideraciones para evitar el sufrimiento de los hijos en el divorcio

Sufrimiento de los hijos con el divorcio
El sufrimiento de un hijo con el divorcio de sus padres

Antes, durante y después del divorcio debemos mantener una comunicación óptima con nuestros hijos para saber si es que están sufriendo y conocer las maneras en que pueden llegar a expresarlo.

El hecho de que los niños se acostumbren a la nueva vida y aparentemente regresen a la “normalidad”, no siempre significa que el divorcio no va a tener repercusiones a largo plazo.

La edad que tienen los hijos cuando se da el divorcio es un elemento a tomar en cuenta. Un niño de 2 o 3 años no reaccionará igual frente a la separación de sus padres que uno de 10 u 11 años. Por ello hay que adecuar las explicaciones y las posturas que tomaremos para hablar de esta situación tan complicada a nuestros hijos.

Como sabemos, el divorcio no implica necesariamente la división del núcleo familiar, pero sí conlleva que los hábitos y costumbres a los que la familia estaba acostumbrada cambien; además de que es probable que los hijos no compartan la misma cantidad de tiempo con ambos padres, lo que les puede provocar sentimientos encontrados y sensaciones de nostalgia y tristeza, que en casos extremos pueden llegar a la depresión.

Ten presente que la comunicación es la base de las relaciones, por lo que si mantienes una buena comunicación con tus hijos, así como con tu pareja, todo saldrá mejor de lo planeado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *